Un certificado SSL garantiza que las compras en el Internet sean seguras, sencillas y convenientes. Una vez que un usuario de Internet entre a un área segura (al introducir información de la tarjeta de crédito, una cuenta de correo electrónico u otro tipo de información personal, por mencionar algunos ejemplos), el certificado SSL de compras del sitio habilita al navegador y al servidor para realizar una conexión segura y encriptada. Este proceso confiable, que establece una sesión segura, sucede detrás de la pantalla sin interrumpir las compras del cliente. El ícono de un «candado» en la barra de estatus del navegador y los prefijos https:// son los únicos indicadores visibles de que una sesión segura está en proceso.

En contraste, si un usuario intenta ingresar información personal en un sitio Web no seguro (Ej. un sitio que no está protegido con un certificado SSL válido), el mecanismo construido de seguridad del navegador lanza una alerta al usuario, recordándole que el sitio no es seguro y que la información sensible puede ser interceptada por terceros. Al encontrarse con este tipo de alertas, la gran mayoría de los usuarios de Internet buscan otros sitios para realizar sus compras.

Si cuenta con un sitio web y desea adicionar un certificado SSL puede seguir las instrucciones aquí